Excusas y mitos a eliminar para ser un artista exitoso

Llevo algunas semanas leyendo El Camino del Artista  de Julia Cameron y aunque no sabía exactamente de qué trataba cuando lo empecé, debo decir que me está ayudando un montón. Para resumirlo diré que es una terapia guiada, con ejercicios semanales, para artistas bloqueados, ya seas actor, escritor, músico, dibujante… Y una de las primeras cosas que trata la autora son las excusas que nos ponemos para no triunfar y los mitos existentes en cuanto al mundo del arte. Muchos de estos mitos también los usamos de excusas para no salir de nuestra zona de confort y no “intentarlo”.Así que inspirándome en este libro junto con las excusas que también me he puesto (y las que aún conservo) y las que me cuentan algunos amigos artistas he realizado una lista para que, si como yo, queréis ser artistas de éxito libres de justificaciones absurdas podáis identificarlas y eliminarlas para siempre de vuestras vidas. Allá van 😀

3a2a17acdbae89326ff7853a15db7012

1. Ser artista no te da de comer. No es un trabajo de verdad.

En general pensamos que lo que sale de nosotros no vale nada, ya sean ideas o creaciones. Este pensamiento nos viene desde la infancia, en la que al niño se le corrige constantemente cuando intenta crear algo o cuando se le compara con otros niños que lo hacen “mejor”. Poco a poco, dejamos de crear, confiando cada vez menos en nosotros mismos y sin saber que todos nacemos creadores. Este es un tema extenso, del que me gustaría hablar en otro post.

Es por este motivo que no vemos el arte como algo natural a nosotros o un trabajo del que vivir, sino como un hobby o un pasatiempo. Algo de niños o gente inmadura inclusive. Necesitas un trabajo “de verdad” y si te queda tiempo, lo dedicas al arte (quizás un día tengas “suerte” y puedas vivir de ello, pero no cuentes con eso). Si de entrada dedicáramos nuestros esfuerzos en hacer del arte nuestro trabajo otro gallo cantaría.

2. Para ser artista hace falta mucho dinero.

 Esta tiene relación con la anterior. Pensamos que no da de comer y que hace falta mucho dinero porque no deja de ser un hobby caro. Si tienes dinero puedes permitirte el lujo de crear, sobre todo si te mantiene otra persona. Esto da lugar a otro famoso mito: que los artistas suelen ser personas vagas y que viven a costa de otra persona para producir su obra (¿Cómo van a vivir de lo que producen?). Así que más te vale que tu pareja se dedique a algo “serio” y que no sea artista como tú (y si lo es, que venga de una familia adinerada).

3. Ser artista significa tener una vida llena de incertidumbres, traumas sin resolver y convivir con el caos.

Eres artista, mantenido y un vago. Es normal con esta estampa que tu vida sea desorganizada, irresponsable, caótica… Si además vives acosado por algún trauma, mucho mejor, así lo plasmas en tu obra y más éxito tendrás (cuando mueras porque en vida serás siempre un incomprendido adelantado a tu tiempo).

4. Sólo triunfan unos pocos.

Los que tienen “suerte” o los elegidos por Dios son los que creemos que triunfan como artistas, cosa que nos quita totalmente la responsabilidad de ocuparnos de nuestra vida. Pensamos que la suerte no depende de nosotros y sería una casualidad que fuéramos nosotros los privilegiados en ganar dinero haciendo lo que nos gusta. Lo más fácil es pensar que “eso no es para nosotros”.

También solemos pensar que la cima del éxito, es justamente una cima muy alta en la que hay cabida para un solo triunfador. Esto quiere decir que no puedes compartir el éxito con nadie más, que estás solo allí arriba y que debes defender tu puesto para que no te lo arrebate el próximo que venga.

Por suerte para nosotros, esto es un mito, y el éxito tiene un significado diferente para cada persona. Si alguien está triunfando en el mismo campo en que lo quieres hacer tú, no significa que no haya sitio para ti, sino, que esa persona ya recorrió el camino que tú quieres emprender. Aprovéchalo y aprende de ella.

cf48b24644c13114c3a94e45baf35736

5. Hay que tener un don y talento especial.

Si bien es cierto que hay niños con más facilidad que otros para producir música, moverse o dibujar, no significa que vaya a dedicarse profesionalmente a eso. Si partimos de que todos somos creadores, realmente lo importante para ser un artista profesional es la práctica y la constancia. Como ilustradora te puedo asegurar que para tener éxito por ejemplo, en esta profesión es más importante el perseverar que en el ser bueno. Hay mucha técnica y estudio detrás y la creatividad es algo que se puede ir  desarrollando. Pero así como también existen personas superdotadas para las ciencias u otras disciplinas, los hay para el arte siendo generalmente la minoría.

6. Los artistas son personas muy extrañas.

Además de lo anterior, podemos añadir que pensamos que los artistas son personas excéntricas con gustos y manías extravagantes. También suelen caer mal por este motivo a los demás, porque lo relacionamos con un egocentrismo desorbitado. Los artistas a su vez, suelen fomentar este tipo de imagen/disfraz para darse importancia y destacar.

El “Ser Artista” es realmente un concepto muy occidental que aleja a los que quieren hacer de la creación su forma de vida del resto de personas que han elegido alejarse de su naturaleza creativa.

7. Tengo miedo a que me copien.

Te tengo una buena noticia, Todos copiamos y todos somos copiados. ¡Qué alivio! ¿No?! Las ideas no son propiedad de nadie y todos estamos influenciados por el medio que nos rodea. El artista que más admires ha copiado o está copiando constantemente a otros artistas. Cuando crees que alguien es original es porque simplemente no sabes cual es la fuente desde donde se inspira. Si eres honesto contigo mismo, te darás cuenta que tú también estás copiando a otros. Para entender más sobre este tema recomiendo “Roba como un artista” de Austin Kleon.

tiro-paraOlímpico-01
Aprende a convertir tus debilidades en fortalezas y así nadie podrá contigo.

8. Soy ya muy mayor, no me da tiempo.

Ser artista y ser creativo es algo inherente al ser humano. El hecho de crear, sea lo que sea, forma parte de nuestra naturaleza ¿Te vas a negar ser tú mismo?

No te hace falta saberlo todo para crear. Ni siquiera los exitosos lo saben todo acerca de su profesión. Mientras sigues aprendiendo o perfeccionando lo que ya sabes, puedes ir creando. Se crea mientras se aprende y se aprende mientras se crea, van de la mano. No le demos tanta importancia al hacer sino al ser.

Además, ser mayor te da otras perspectivas que no tenías cuando eras más joven. Cuando salí del Instituto a los 18 años comencé mis estudios de diseño gráfico en la Escuela de Arte. Era muy joven y no tenía nada claro  cómo enfocar mi vida (ni siquiera de si me dedicaría al diseño). Si ahora, 13 años más tarde volviera a estudiar os aseguro que aprovecharía muchísimo mejor el aprendizaje y exprimiría todas las oportunidades que el estudiar te da. Quizás con la juventud al ver todo nuestro futuro por delante, nos da la “seguridad” de que tendremos tiempo para ser los mejores, pero esa misma falsa seguridad es la que te relaja, la que te descentraliza y la que hace que no aproveches al máximo el presente. No nos subestimemos porque somos viejos, sino que aprovechemos lo que ya sabemos para llevarlo a nuestro terreno y que sea lo más productivo posible.

9. Es que nunca he dibujado/ nunca lo he hecho.

¿Y qué mejor momento para hacerlo que ahora mismo? No nacemos sabiendo, sino que la vida es un constante aprendizaje, así que el hecho de no saber no sea un impedimento, sino todo lo contrario, el aliciente que te impulse a saber más. Si dejáramos de hacer cosas porque no sabemos, ¡no haríamos nada!.

10. Mi familia no me apoya.

Si bien esto puede ser muy difícil para muchos y una verdadera traba, para desarrollarte como artista, no deja de ser una excusa. La familia es un pilar importante para todos nosotros y nos influye tanto si la tenemos como si no. Muchos artistas han logrado hacerse un nombre en el mundillo a pesar de su familia y/o amigos. Si este es tu caso y tu mayor problema no desesperes, acepta que podrá ser más complicado, pero no imposible.

clave del exito

11. Para hacerlo mal no lo hago.

Nos enseñan que debemos hacer las cosas siempre bien, sin fallos, perfecto. Pero resulta que somos humanos e imperfectos ¡Qué contradicción! El mero hecho de querer hacer algo sin errores ya va en contra de nuestra naturaleza. ¿Por qué tanto miedo a fallar, a hacerlo mal? Es justamente probando, rectificando y volviendo a fallar que nos hacemos buenos en algo. Pueden sorprenderte además los resultados inesperados que obtengas. Incluso se ve como algo bueno ser perfeccionista, cuando es una muestra de inseguridad y autocensura. Dejemos de lado “lo correcto”, “lo cuadriculado” y demos paso a la libertad de expresión y al ensayo y error. ¡Experimentemos sin miedo!

12. Hay gente que lo hace mejor que yo.

Exacto y también gente que lo hace peor e igual que tú. Tenemos la suerte de que somos todos diferentes, cada uno con su personalidad y su estilo. Esto hace que cada uno sea bueno en cosas distintas al resto. En conjunto y mirando el arte como algo completo, nos damos cuenta que una obra complementa a la otra. A lo mejor un cantautor no tiene la voz de una soprano, pero sus letras son capaces de llevarte a otro mundo. Incluso, entre dos genios de la literatura habrán similitudes y diferencias que enriqueceran la obra de uno a la obra del otro.

13. No tengo tiempo ni dinero.

Esta excusa es mi favorita, porque es la que más he usado durante mucho tiempo. Reconozco que aún hoy se me escapa o pasa por mi cabeza. No tengo tiempo o dinero para ir a clases, para practicar, para desarrollar algo nuevo, para meterme en el proyecto X….

Si lo que quieres es aprender y no puedes realmente ir a clase, puedes hacerlo desde la comodidad de tu casa. Internet tiene muchísimos recursos en vídeos, imágenes, blogs… y todos gratuitos. Hay muchos en inglés (la mayoría), pero también los hay en español. Estoy preparando un post en el que enumero todos estos recursos de forma más detallada. Internet es una herramienta fantástica. Particularmente utilizo mucho Youtube, en el que puedes encontrar tutoriales de todo tipo.

Si algo te interesa de verdad, buscarás tiempo donde no lo haya. Además, ¿realmente no tienes tiempo?

Miedo al éxito y/o al fracaso.

amazing-artsy-animated-girl-gif-4
Todo el mundo estará pendiente de mí.

Profundizando y viendo a través de las excusas anteriores descubriremos que lo que tenemos es simple y llanamente miedo, tanto a triunfar como a fracasar. Las dos son igual de nefastas, ya que el resultado es el mismo: Permanecer inmóvil y cómodo en el sofá de tu casa. Cameron nos dice al respecto: Bloqueados (fracasados), sabemos quiénes somos y lo que somos: gente infeliz. Desbloqueados (exitosos), puede que seamos algo mucho más amenazante: felices. Para la mayoría de nosotros, la felicidad es aterradora y poco familiar; ¡está fuera de control, supone demasiado riesgo!.
A continuación pondré una serie de excusas que nos ponemos de manera inconsciente movidos por estos miedos, y que no aceptaremos de buenas a primeras.

Si triunfo….

…no tendré excusas para hacerlo mal.

…todo el mundo estará pendiente de mi.

…me convertiré en un pedante y en un creído.

…me haré responsable de mi vida y no podré echarle la culpa a nadie.

…mi vida cambiará y eso me da miedo.

…haré daño a mi familia.

…la gente descubrirá que no soy lo suficientemente bueno.

…me sentiré mal porque no merezco tener éxito.

…nadie me querrá porque los artistas son personas promiscuas.

…estaré solo/a.

…tendré que salir del armario lo quiera o no.

Beneficios de ser un artista fracasado

Sentirnos fracasados y bloquear nuestra creatividad son elecciones y esto es muy difícil de aceptar ¿Quién en su sano juicio desea esto?. Pero investigando dentro de nosotros nos daremos cuenta de la cantidad de autocensura y boicot que nos hacemos continuamente. Pensamos que ser fracasados es mucho más fácil  y que requiere menos esfuerzos que ser exitosos.

Si soy un fracasado…

…produciré más empatía en los demás.

…demostraré que soy un fracaso y que tengo razón en pensar así de mi.

…tendré excusas para hacerme la víctima y echarle la culpa a los demás de mis problemas.

…podré criticar la obra de otros y decirme “yo podría hacerlo mucho mejor”.

…no tendré que enfrentarme con mi realidad y podré evadirme siempre que quiera.

…podré controlar mi vida.

…es porque  me lo merezco.

…llamaré la atención de los demás.

…otros tendrán que cuidarme.

Resumiendo, el dicho de “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” ha hecho más daño que bien. Siempre es mejor lo bueno por conocer. Preferimos nuestro sufrimiento, nuestro dolor, nuestro conformismo justamente porque es NUESTRO y ya lo conocemos, nos es familiar y nos aferramos a eso. Dejadlo ir, liberaos de las excusas y veréis como poco a poco la situación empieza a cambiar. 

Os deseo toda la suerte del mundo, ya que no es fácil desprenderse de estas ideas que nos llevan acompañando toda la vida.

Si se te ocurren otras excusas, tuyas o de otros, me gustará saberlas 😉

¡Un beso!

n-143775362048ngk

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Amalia dice:

    Me ha encantado leerte. Enhorabuena. Yo también soy artista jajaja
    abrazo

    Me gusta

    1. Gracias Amalia, espero que te haya sido útil!! 😀
      Un abrazo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s